viernes, 16 de noviembre de 2007

LA VACADA

Estos día de otoño que vienen acompañados de sequía, permiten dar de comer a las vacas en pleno campo y de una forma curiosa. Todas en fila Silvia y César me animaron a verlo y merece la pena .


Las vacas son como un reloj, ya saben las horas y estaban esperando a la furgoneta. paso unas imágenes.
El sonido de lo cencerros , es un buen método para percibir buenas sensaciones. Creo que es estimulante.

Para terminar dos imágenes de mis acompañantes.




Son buenos ganaderos. Gracias por la visita

No hay comentarios: