sábado, 3 de abril de 2010

PROCESION DE LA SOLEDAD BURGO DE OSMA

El reloj del Ayuntamiento daba las últimas campanadas de las nueve, cuando partía la Procesión de la Soledad. El Paseo de las murallas ofrecía un aspecto digno de contemplar. La temperatura era fresca y la lluvia nos dejaba una tregua.



El atardecer, como siempre, sigue siendo un reto para fotografíar y contemplar.





Un álbum de fotos, como resumen de la Procesión.

Haz clic en el álbum, se amplía.



La muralla, es un marco ideal.


La torre, majestuosa.



La Banda de música, acompañante permanente.

El Paso de la Cruz desnuda, sigue siendo un símbolo.




Una imagen de la Torre estática, mientras la Procesión sigue lentamente su camino.




1 comentario:

Anónimo dijo...

Buen reportaje, sobretodo la última