miércoles, 26 de mayo de 2010

UN ATARDECER ESPECIAL

Cada vez me encanta más, el contemplar el final del día.
Las luces son impresionantes.


La torre de la catedral estaba majestuosa. El sol deslumbraba la óptica de mi cámara.
Camino de Valdelubiel, los contrastes de luz castigaban la mirada. La luz potente del sol y los troncos de los árboles forzaban mi pupila.

La bardera arropaba la zona de la Galiana y las nubes iba aumentando .




El colorido en el ocaso es especial.
Un cambio de encuadre, nos ofrece otra gama de colores.
Pocos minutos después aparecía la luna, camino de llena nos introduce en el silencio de la noche.

No hay comentarios: