jueves, 7 de agosto de 2014

RECOGIENDO SEMILLAS DE LECHUGAS

Las plantas de lechugas se han espigado y las flores empiezan a cuajar.
El aire y la posible lluvia las tiran al suelo y germinan por su cuenta.
Preparamos unos sacos de papel y los colocamos en cada planta.
Atamos la parte inferior y damos unos cortes para que respiren y eviten la condensación. Pasados unos días las arrancaremos y  limpiaremos. Así las tendremos preparadas para la siembra.