sábado, 19 de diciembre de 2009

INVIERNO MICOLOGICO

Quedan pocas horas para que el otoño, dé paso al invierno Astronómico.

Ayer recibí un regalo de unos buenos amigos, unacesta de níscalos. Recibidos y a la cocina.


Estaban buenos. No es como la seta de cardo, pero se puede intentar su degustación.


Después de las tareas del fin de semana, animado por el regalo, he recorrido zonas de pinar y praderas.

El sol ,Limpio de nubes y el viento solano curtían la mirada. En el pinar, la nieve se resiste a desaparecer. Los hongos está congelados y los níscalos no pueden empujar las hojas gélidas de los pinos.



El camino estaba parcialmente cubierto y en el entorno sólo se escuchaban mis pisadas sobre un suelo crujiente.


En la zona, habitan ardillas, no se dejan ver. Piñas peladas denotan su presencia.

Los enebros, aparecen en la alfombra del pinar. Es el producto de la digestión de las aves, comen en el monte y siembran la zona alrededor de los árboles donde descansan.




Hongos y setas están congelados.

La pradera ha sido generosa, unos ejemplares de setas de cardo servirán de aperitivo.

Tienen buen color y la luz del sol ayuda a mi cámara.




Las senderillas ( Marasmius Oreades ) siempre en grupo, resisten las heladas de la noche.

Llegando a casa, un luna nueva, camino del creciente, deja su imagen.


No hay comentarios: