lunes, 22 de diciembre de 2008

LA SUERTE DE LEÑA I




Como todos los años comenzamos el aprovechamiento de leña, para calentar los hogares.



Primero se va a preparar los montones y luego se realiza un sorteo.



Se numeran los lotes de leña y se van sacando los nombres escritos en una fichas pequeñas.



En esta ocasión me ha tocado el número 6.



Después el sorteo se trae a casa y se corta para apilar . Una vez seca la guardamos bajo techo.



Algunos troncos y ramas se reservan para hacer tajones o mangos para herramientas.





,

1 comentario:

Manuel Arribas dijo...

En mi pueblo la suerte de la leña se hacía del siguiente modo: se reunían los hombres del pueblo en concejo (sin faltar un buen porrón de vino), deliberaban, salían al monte y marcaban una serie de árboles con unos números. Después cada uno iba sacando una papeleta de la boina, del alcalde, donde quedaba reflejada su suerte, los árboles, robles, que podía cortar para lecha y hacer tablones y tablas para sus propios muebles y enseres.