martes, 9 de diciembre de 2008

LA PRIMERA CRECIDA






Las lluvias de estos días, han quitado de nuestra retina el espejo cristalino de las aguas del río Ucero, dejándonos el marrón y provocando la primera crecida del otoño.



Es una crecida lenta, que empieza a limpiar las orillas, y no perjudicará a nuestras truchas en su próximo desove.








En la pradera, los chopos del camino reflejan sus viejas ramas en los charcos, movidos por el viento.
En un pequeño vídeo, observamos como el agua arrastra la vegetación.



No hay comentarios: