lunes, 8 de octubre de 2007

VENDIMIA FAMILIAR EN OSMA



A los pies de Uxama, desde tiempos inmemoriales existe la tradición de la vendimia.

Pasadas las fiestas de San Mateo y rematadas por el baile de la Escoba, se da el banderazo de salida, para preparar todo lo necesario. La nueva cosecha va a llegar. Se limpian las cubas, y todo lo necesario para recibir la uva, prensarla, y dejarla fermentar para que ese mosto sufra la fermentación. y tras varios meses de reposo, nos de el nuevo vino que Noe, hubiera querido para sí.

Aquí a los pies de la ribera del Duero, zona afamada, se sigue con este ritual que es una manifestación más de la cultura de la vega.

La uva enriquecida por el Sol


Este año, la imágen que ofrecían las cepas, era muy distinta a la del año anterior que no había sido afectada por las heladas típicas del mes de Septiembre.

Preparándose para la recogida.



Ya se sabe aparece la bardera en el horizonte de la Galiana y las plantas se estremecen al amanecer, cuando el Sol actúa sobre las gotas de agua haciendo de lupa quema a todas las plantas que no se pueden protegerse de la fuerza del Sol después de amanecer.

Un bracero en plena faena.


La Blanca y la tinta en el cesto

En el pilón espera la uva para que el Tanino haga su labor.

Y... a la prensa.

luego la fermentación, el reposo en la cuba y mas adelante el trasiego.

2 comentarios:

Diario de un burgense dijo...

El Dios Baco os ha sido propicio.

Un saludo desde Diario de un burgense.

Anónimo dijo...

muy instructivo el artículo. E.B.M.